En Chile estamos muy aferrados al sistema tradicional que escolariza desde muy pequeños a los niños estructurándolos e impidiéndoles que fluya su creatividad. Ilia nos cuenta que hasta los siete años un niño debería acumular un total de 15 mil horas de juego, según estándares internacionales, algo que no se está cumpliendo en Chile.

¡Jugar es muy importante! Por esto en Seigard nos preocupamos de que los niños nunca dejen de hacerlo.  Tenemos juguetes para todos e incluso para jugar en conjunto con sus padres.

Para ver la noticia completa haz click aquí.